Sal Mineo en la casa encantada

Equipo Tucson

Mrs. Josephine Mineo, madre del actor Sal Mineo, gestionó su carrera desde que fue descubierto por un cazatalentos mientras jugaba con los niños del vecindario en una calle del Bronx (NY). Cuando su hijo le dijo que quería salir por TV cantando y bailando, como le prometió aquel hombre trajeado, Mrs. Josephine apuntó a su hijo a clases de baile, y a sus otros hijos, Victor y Mike, a clases de saxofón y clarinete. El actor nunca se benefició de un contrato de estudio. Su madre rechazó a Universal cuando le propuso llevar su carrera. Los columnistas de Hollywood, con Hedda Hopper a la cabeza, se preguntaban si la forma de proceder de la madre de Sal no llevaría a su hijo a la ruina. Sin un agente de prensa en nómina, Sal nunca tuvo a la maquinaria promocional de Hollywood detrás de él. “¿Quién necesita un agente de prensa para inventar historias sobre Sal, o para tomarle fotos de portada?”, decía Mrs. Mineo, “Quiero que el público conozca el verdadero Sal, el que amamos, no un personaje”.

En “Sal Mineo en la Casa Encantada” intentamos mostrar con recortes de las revistas cinematográficas del momento al “verdadero” Sal, ese chico sencillo que administra personalmente el correo de su club de fans, el que ofrece entrevistas junto a su madre y se muestra en casa con su hermana Sarina, o su perro Bimbo, enfrentado a menudo a los reportajes escritos por redactores sin nombre o firmados por estrellas como Natalie Wood, quien describe la experiencia de trabajar con Sal Mineo en Rebelde sin Causa (Nicholas Ray, 1955).

Equipo Tucson no es un colectivo, es un estado de la mente, algo parecido a un almacén, lleno hasta los topes de ejemplares de revistas tipo Modern Screen y Photoplay. También es una merienda con Shelley Winters, Roddy McDowall y Elizabeth Taylor. Y una película oscura, llena de fatalidad en cada esquina, pero también de brillantes escenarios sobre los que patina la gran estrella Belita. Si quieres formar parte de Equipo Tucson, puedes empezar por irte a vivir a una casita apartada, cerca de tu zona desértica favorita, y ponerte a coleccionar recortes mientras ves clásicos sobre el viejo Hollywood como Cantando bajo la lluvia, Como plaga de langosta, o ¿Qué le pasa a Helen?

“Un mínimo esfuerzo prolongado en el tiempo es un gran esfuerzo. Un mínimo esfuerzo de muchos se convierte en un gran esfuerzo”. Esta es la declaración de intenciones de Mínimo Esfuerzo, una editorial afincada en Barcelona especializada en la publicación de fanzines sobre ilustración y collage. Su colección incluye títulos como Singles Vol. II (2016), recopilación de portadas inventadas de discos a cargo de Greta Bungle; Birdie (2016), un recetario de bocatas veggies ilustrado por Susana López; Gordito y manejable (2017), un libro de guarradillas dibujado por Suso y el que nos ocupa, Sal Mineo en la Casa Encantada (2018), una producción exclusiva de Equipo Tucson.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies